Lechuga y problemas de digestión

La lechuga puede causar algunas complicaciones digestivas e intestinales. La lechuga contiene fibra, que es buena para evitar el estreñimiento, pero también puede causar diarrea e irritar ciertas condiciones del tracto digestivo. Antes de decidir omitir la lechuga de su dieta, consulte con su médico. La lechuga tiene nutrientes importantes que su cuerpo necesita.

Diarrea

Uno de los beneficios de la lechuga es su contenido de fibra, pero que puede complicar otros problemas digestivos como la diarrea. Si usted sufre de diarrea, beber productos lácteos sin pasteurizar y evitar los alimentos fibrosos, carne cruda o rara o platos de marisco puede ayudar a prevenir el problema. El National Digestive Diseases Information Clearinghouse recomienda evitar lechuga, ensaladas de frutas y otras frutas y verduras crudas cuando usted tiene diarrea, especialmente si está viajando. La diarrea que dura más de dos días podría indicar una afección más grave. La diarrea que dura hasta cuatro semanas o más podría indicar una enfermedad crónica.

Eyaculación, hinchazón y gas intestinal

Ciertos alimentos pueden causar eructos, hinchazón y gases. Estos problemas digestivos pueden causar dolor y vergüenza. Algunos de estos alimentos incluyen lechuga, brócoli, coles de Bruselas, repollo, frijoles al horno, coliflor, caramelos duros, goma de mascar y ciertas frutas. Evite o limite la cantidad de estos alimentos que consume para disminuir los síntomas.

Digestión incompleta

Ciertos alimentos, tales como lechuga, nueces, verduras crudas y maíz, causan la digestión incompleta. La digestión incompleta puede causar problemas digestivos para ciertos individuos, pero especialmente para aquellos que han tenido una colostomía. La digestión incompleta se produce cuando el alimento que ha comido no se rompe todo el camino, lo que puede afectar a sus heces.

Consideraciones

Si usted sufre de algunos o todos estos problemas de digestión, hable con su médico acerca de su dieta. La lechuga no puede ser el culpable, podría ser una parte diferente de su dieta. Estos síntomas también podrían ser molestias temporales de comer demasiado rápido y tragar demasiado aire, lo que podría conducir a exceso de eructos, hinchazón, gases o diarrea.